Spanish English French German Italian Portuguese

Tamaño letra:

Ante la necesidad de verificar que se respeten y garanticen los derechos humanos inherentes a las personas privadas de su libertad o en prisión preventiva y en el marco de sus atribuciones, específicamente la contenida en el artículo 13, fracción XI, de la Ley de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla, este organismo autónomo, realizó durante 2015, la supervisión de los 23 Centros de Reinserción Social en el Estado de Puebla, siendo estos distritales, regionales, estatales y al Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes, esto con el objetivo de realizar el Diagnóstico Estatal de Supervisión Penitenciaria (DESP) y así poder generar los expedientes respectivos en los cuales se realizan la observaciones encontradas y se vigila que las mismas sean cumplidas por las autoridades penitenciarias, todo ello sujeto a los parámetros establecidos en la Guía Nacional de Supervisión Penitenciaria (GNSP).

Si bien es cierto, el Estado, a través de sus instituciones, tiene la facultad de detener, procesar, sentenciar, e internar a personas de cuyos actos delictivos ameriten una pena privativa de libertad en un Centro de Reinserción, lo que en ningún sentido implica que la persona internada quede desprovista de dignidad y por lo tanto que le sean suspendidos y/o retirados sus derechos humanos. De la misma forma, es deber del Estado asegurarse que en cualquier lugar donde se encuentren personas cumpliendo sanciones privativas de la libertad, se cumpla con los estándares mínimos que hagan la detención compatible con la noción básica de la dignidad inherente del ser humano, para poder así, coadyuvar con el tratamiento que permita cumplir con lo establecido en nuestra Constitución Política, en cuanto al objetivo del sistema penitenciario, que es lograr la reinserción del sentenciado a la sociedad y procurar que este no vuelva a delinquir.

Esta supervisión penitenciaria, comprende una entrevista con el director o responsable del Centro Penitenciario; también una entrevista a un porcentaje de la población interna; así como, una inspección y verificación de las instalaciones y documentación con la que debe de contar cada Centro de Reinserción; dando como resultado lo anterior, una evaluación de las instalaciones del Centro; de las condiciones de estancia en las que se encuentra la población interna; del trato que recibe; y de las carencias o deficiencias que tienen; analizándose el respeto a los derechos humanos en los siguientes rubros:

  • Situación jurídica de los internos.
  • Estancia digna y segura en prisión.
  • Integridad física y moral.
  • Desarrollo de actividades productivas y educativas.
  • Vinculación social del interno.
  • Mantenimiento del orden y la aplicación de medidas.
  • Grupos especiales dentro de las instalaciones penitenciarias.

De la aplicación de este Diagnóstico de Supervisión Penitenciaria, se obtiene una evaluación integral la cual es comunicada a las autoridades involucradas en la reinserción social, correspondiendo a éstas, efectuar conforme a sus atribuciones, el cumplimiento de las observaciones realizadas y el logro del respeto de los derechos humanos y beneficios que otorga el sistema penitenciario, tanto a la población interna, como a la sociedad.

De los resultados obtenidos, podemos observar que existen deficiencias que afectan al trato digno de la población interna en los Centros de Reinserción Social del Estado, al ser insuficiente el espacio con los que cuentan para albergar a la población interna, lo que provoca sobrepoblación y no permite la clasificación adecuada de los internos e impide que estos realicen las actividades necesarias y contempladas en su tratamiento penitenciario, como son el trabajo, la educación y las actividades recreativas y culturales.

Existen otros factores, entre los que encontramos la falta de un seguimiento adecuado por parte de las áreas técnicas a los internos sujetos a un tratamiento; la falta de atención psicológica y de espacios para su implementación; las malas condiciones materiales e higiene de los dormitorios, áreas de segregación, cocina, comedores, talleres de trabajo, salones de clase, bibliotecas, entre otras; las limitadas actividades laborales y educativas con que se cuentan; la deficiencia en la difusión de la normatividad penitenciaria; y el escaso personal de seguridad y custodia con que se cuenta.

Como ejemplo de lo anterior, en los Centros de Reinserción Social de San Pedro Cholula y Tehuacán, se encuentran con deficiencias comunes, principalmente en el mantenimiento y el espacio de las áreas destinadas al descanso, alimentación, trabajo y esparcimiento de los internos, los cuales carecen de higiene, iluminación, mobiliario e instrumentos suficientes para el buen funcionamiento de cada una de estas áreas.

Aunado a lo anterior también se destaca, la falta de personal en las áreas de atención integral (médica, psicológica, psiquiátrica y social) en las cuales no se cuenta con el personal suficiente y con presencia constante para que dicha atención sea oportuna e inmediata.

En otros Centros de Reinserción, como los ubicados en los municipios de Izúcar de Matamoros, Huachinango y Teziutlán, se observó que la cantidad de los alimentos que les proporcionan a los internos resulta insuficiente y la calidad de los mismos resulta cuestionable, así como la de los utensilios que son utilizados para su preparación.

En lo que respecta a las áreas de visita familiar y conyugal, en la mayoría de los Centros de Reinserción distritales y regionales, resultan insuficientes ya que en algunos casos como en los Centros de Tétela de Ocampo y Xicotepec de Juárez, carecen de un área específica para la visita de familiares de los internos; en algunos otros como en Atlixco y Tlatlauquitepec, los espacios destinados para visitas resultan insuficientes, por que se deben ocupar otras áreas, lo que representa un riesgo para los visitantes, ya que en algunos casos se ocupan los talleres destinados al trabajo de los internos.

Como parte del Diagnostico Nacional de Supervisión Penitenciaria, presentado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el 9 de septiembre de 2015, en los que fueron incluidos los Centros de Reinserción Social de Puebla, Tepexi de Rodríguez, Tehuacán y Ciudad Serdán, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla, presenta los resultados del resto de los Centros de Reinserción Social que componen el sistema penitenciario del estado.

Al respecto, se evalúan los siguientes aspectos que inciden con los derechos de los internos:

Derechos Humanos relacionados con la situación jurídica de los internos.

  • División de internos del fuero común y del fuero federal.
  • Separación de internos en procesados, indicados y sentenciados.
  • Clasificación criminológica de reos.
  • Otorgamiento de beneficios de reducción de pena o libertad anticipada.

Derechos Humanos que garantizan una estancia digna y segura en prisión.

  • Funcionamiento eficiente de las diversas áreas técnicas (Trabajo social, Psicología, Psiquiatría, Criminología, departamento Médico y Jurídico.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de los módulos, sanitarios, cocina, comedores, talleres y aulas de clase.
  • Estado físico de los colchones y de la ropa de cama.
  • Luz eléctrica, luz natural y ventilación.
  • Existencia de agua potable y de agua corriente.
  • Estado físico de los utensilios de cocina.
  • Calidad, cantidad y distribución adecuada de los alimentos.
  • Conservación de los alimentos.
  • Confianza de los internos para pedir audiencia a las autoridades.

Derechos Humanos que garantizan su integridad física y moral

  • Espacio adecuado para evitar hacinamiento.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de los espacios de segregación, así como de sus sanitarios.
  • Luz natural, luz eléctrica y ventilación en los espacios de segregación.
  • Estado físico de los colchones y de la ropa de cama en los espacios de segregación.
  • Existencia de agua potable y de agua corriente en los espacios de segregación.

Derechos Humanos que garantizan el desarrollo de actividades productivas y educativas.

  • Programación de actividades diarias para internos.
  • Capacitación para el trabajo en el Centro.
  • Actividades productivas y recreativas que lleva acabo el interno.
  • Calidad de las actividades productivas y recreativas que lleva a cabo el interno.
  • Necesidades de toda la población en talleres.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de los talleres.
  • Condiciones de las herramientas e instrumentos de trabajo, así como del lugar utilizado para su resguardo.
  • Luz natural, luz eléctrica y ventilación.
  • Medidas de seguridad para trabajar en talleres.
  • Educación para los internos.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de las aulas de clase.
  • Necesidades de toda la población en aulas.
  • Condiciones materiales de pizarrones, bancos, sillas, escritorios, así como del material didáctico.
  • Luz eléctrica, luz natural y ventilación en las aulas de clase.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de la biblioteca.
  • Número de libros.

Derechos Humanos que garantizan la vinculación social del interno.

  • Respeto al horario y días de visita íntima y familiar.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de los espacios de visita íntima, visita familiar, así como de los sanitarios.
  • Privacidad.
  • Estado físico de los colchones y ropa de cama.
  • Luz artificial, natural y ventilación.
  • Comunicación con el exterior.
  • Teléfono.
  • Correspondencia.

Derechos Humanos relacionados con el mantenimiento del orden y la aplicación de medidas.

  • Difusión del reglamento del Centro a custodios.
  • Vigilancia a internos.
  • Difusión del reglamento del Centro a internos.
  • Aplicación de criterios legales para la imposición de sanciones.
  • Existencia de agua potable y de agua corriente.
  • Funcionamiento del Consejo Técnico Interdisciplinario.
  • Promedio estatal del Diagnóstico de Supervisión Penitenciaria.

  • 6.28
  • Los resultados de la evaluación, se despliegan a continuación:
    1 ACATLÁN DE OSORIO - Ver -
    2 ATLIXCO - Ver -
    3 CHIAUTLA DE TAPIA - Ver -
    4 CHIGNAHUAPAN - Ver -
    5 CIEPA - Ver -
    6 CIUDAD SERDÁN - Ver -
    7 HUAUCHINANGO - Ver -
    8 HUEJOTZINGO - Ver -
    9 IZÚCAR DE MATAMOROS - Ver -
    10 LIBRES - Ver -
    11 PUEBLA - Ver -
    12 SAN PEDRO CHOLULA - Ver -
    13 TECALI DE HERRERA - Ver -
    14 TECAMACHALCO - Ver -
    15 TEHUACÁN - Ver -
    16 TEPEACA - Ver -
    17 TEPEXI DE RODRÍGUEZ - Ver -
    18 TETELA DE OCAMPO - Ver -
    19 TEZIUTLÁN - Ver -
    20 TLATLAUQUITEPEC - Ver -
    21 XICOTEPEC DE JUÁREZ - Ver -
    22 ZACAPOAXTLA - Ver -
    23 ZACATLÁN - Ver -

    Recomendaciones