Spanish English French German Italian Portuguese

Tamaño letra:

Con base en sus atribuciones legales y en la Guía Nacional de Supervisión Penitenciaria (GNSP), la Comisión de Derechos Humanos del estado de Puebla, elaboró el Diagnóstico Estatal de Supervisión Penitenciaria (DESP) 2016, después de la visita a 22 Centros de reinserción social y al Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes; destacando la participación con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en la visita a los centros de reinserción social de Puebla, Tepexi de Rodríguez, Ciudad Serdán y Tehuacán, que conforman parte del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP), que elabora ese organismo nacional.

Estas visitas tienen por objeto verificar el nivel de respeto a los derechos humanos de las personas privadas de su libertad en los centros penitenciarios a través de diversos indicadores.

Para ello, se aplica una entrevista al director de cada uno de los centros; se inspeccionaron las instalaciones y documentación con que deben contar y se formuló una encuesta a un porcentaje de la población interna. De ese modo se logra evaluar de manera integral cada lugar y obtener un resultado compuesto de la valoración de la autoridad penitenciaria, la Comisión de Derechos Humanos del estado de Puebla y los propios internos.

El resultado de estas supervisiones, comprende el análisis del respeto a los derechos humanos de los internos:

  • Que se relacionan con la situación jurídica.
  • Que garantizan una estancia digna y segura en prisión.
  • Que garantizan su integridad física y moral.
  • Que garantizan el desarrollo de actividades productivas y educativas.
  • Que garantizan la vinculación social del interno.
  • Que se relacionan con el mantenimiento del orden y la aplicación de medidas.
  • Que pertenecen a grupos especiales dentro de las instalaciones penitenciarias.

La evaluación de cada centro, se hace del conocimiento de las autoridades municipales y estatales, involucradas en la reinserción social, a quienes corresponde solventar las observaciones realizadas y fomentar con ello el logro del respeto de los derechos humanos ante el sistema penitenciario.

Recordemos que a partir de la reforma constitucional publicada el 10 junio de 2011, se estableció la obligación de organizar el sistema penitenciario sobre la base del respeto a los derechos humanos, reconociéndolos como elementos indispensables para la reinserción social de las personas privadas de su libertad.

El resultado del presente diagnostico muestra que las condiciones en que se mantiene a la población penitenciaria en la mayoría de los centros de reinserción social, afecta el derecho humano al trato digno de los internos, al resultar insuficientes los espacios en las celdas y las condiciones en que operan diariamente las instalaciones penitenciarias, sobre todo las distritales; la falta de prevención de riesgos; así como el hacinamiento en los dormitorios y en las áreas comunes, que representan un peligro latente para la población penitenciaria de varios centros de reclusión.

Continúa presentándose problemas como la insuficiencia de medicamentos y material de curación; la deficiente atención de las áreas técnicas a internos sancionados; la falta de atención psicológica; la insuficiente alimentación; la insuficiencia de las áreas específicas para observación y clasificación; las condiciones insalubres de instalaciones como dormitorios, cocina, comedores; el escaso personal de seguridad y custodia; la convivencia en áreas comunes entre procesados y sentenciados; y, las falta de actividades laborales, educativas y deportivas.

Se suma lo anterior, las deficiencias de la infraestructura penitenciaria, particularmente en el interior del estado, por tratarse de edificaciones antiguas la mayoría de ellas, que no fueron diseñadas para reclusión, como los diecisiete centros penitenciarios que se encuentran en las presidencias municipales o en edificios aledaños a las mismas.

Como instrumento de medición, el promedio general de la evaluación estatal del DESP 2016, se sitúa en 6.16 (en una escala de 10).

12 centros penitenciarios redujeron su calificación y 10 la aumentaron con relación a 2015; aunque los aumentos fueron mínimos, como en el CIEPA, que mejoró sólo .39, en otros casos sólo subieron una o dos centésimas de punto.

Los resultados insatisfactorios se encuentran en los centros de reinserción social de Tepeaca, Izúcar de Matamoros, Huejotzingo y Acatlán de Osorio. La calificación reprobatoria persiste en los centros de Tecamachalco, Atlixco y Tehuacán, a los que se han unido los de Teziutlán y Xicotepec de Juárez.

DERECHOS HUMANOS DE LAS PERSONAS PRIVADAS DE SU LIBERTAD:

1.- Derechos Humanos relacionados con la situación jurídica de los internos.
  • División de internos del fuero común y del fuero federal.
  • Separación de internos en procesados, indicados y sentenciados.
  • Clasificación criminológica de reos.
  • Otorgamiento de beneficios de reducción de pena o libertad anticipada.
2.- Derechos Humanos que garantizan una estancia digna y segura en prisión.
  • Funcionamiento eficiente de las diversas áreas técnicas (Trabajo social, Psicología, Psiquiatría, Criminología, departamento Médico y Jurídico.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de los módulos, sanitarios, cocina, comedores, talleres y aulas de clase.
  • Estado físico de los colchones y de la ropa de cama.
  • Luz eléctrica, luz natural y ventilación.
  • Existencia de agua potable y de agua corriente.
  • Estado físico de los utensilios de cocina.
  • Calidad, cantidad y distribución adecuada de los alimentos.
  • Conservación de los alimentos.
  • Confianza de los internos para pedir audiencia a las autoridades.
3.- Derechos Humanos que garantizan su integridad física y moral.
  • Espacio adecuado para evitar hacinamiento.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de los espacios de segregación, así como de sus sanitarios.
  • Luz natural, luz eléctrica y ventilación en los espacios de segregación.
  • Estado físico de los colchones y de la ropa de cama en los espacios de segregación.
  • Existencia de agua potable y de agua corriente en los espacios de segregación.
4.- Derechos Humanos que garantizan el desarrollo de actividades productivas y educativas.
  • Programación de actividades diarias para internos.
  • Capacitación para el trabajo en el Centro.
  • Actividades productivas y recreativas que lleva acabo el interno.
  • Calidad de las actividades productivas y recreativas que lleva a cabo el interno.
  • Necesidades de toda la población en talleres.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de los talleres.
  • Condiciones de las herramientas e instrumentos de trabajo, así como del lugar utilizado para su resguardo.
  • Luz natural, luz eléctrica y ventilación.
  • Medidas de seguridad para trabajar en talleres.
  • Educación para los internos.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de las aulas de clase.
  • Necesidades de toda la población en aulas.
  • Condiciones materiales de pizarrones, bancos, sillas, escritorios, así como del material didáctico.
  • Luz eléctrica, luz natural y ventilación en las aulas de clase.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de la biblioteca.
  • Número de libros.
5.- Derechos Humanos que garantizan la vinculación social del interno.
  • Respeto al horario y días de visita íntima y familiar.
  • Condiciones materiales, mantenimiento e higiene de los espacios de visita íntima, visita familiar, así como de los sanitarios.
  • Privacidad.
  • Estado físico de los colchones y ropa de cama.
  • Luz artificial, natural y ventilación.
  • Comunicación con el exterior.
  • Teléfono.
  • Correspondencia.
6.- Derechos Humanos relacionados con el mantenimiento del orden y la aplicación de medidas.
  • Difusión del reglamento del Centro a custodios.
  • Vigilancia a internos.
  • Difusión del reglamento del Centro a internos.
  • Aplicación de criterios legales para la imposición de sanciones.
  • Funcionamiento del Consejo Técnico Interdisciplinario.
7.- Derechos Humanos de grupos especiales dentro de la institución penitenciaria.
  • Respeto a los derechos humanos de los adultos mayores.
  • Respeto a los derechos humanos de las personas que viven con VIH o SIDA.
  • Respeto a los derechos humanos de las personas adictas a la droga.
  • Respeto a los derechos humanos de las personas discapacitadas.
  • Respeto a los derechos humanos de los enfermos mentales.
  • Respeto a los derechos humanos de los homosexuales.
  • Respeto a los derechos humanos de los indígenas.
Los resultados de la evaluación, se despliegan a continuación:
1 ACATLÁN DE OSORIO - Ver -
2 ATLIXCO - Ver -
3 CHIAUTLA DE TAPIA - Ver -
4 CHIGNAHUAPAN - Ver -
5 CIEPA - Ver -
6 CIUDAD SERDÁN - Ver -
7 HUAUCHINANGO - Ver -
8 HUEJOTZINGO - Ver -
9 IZÚCAR DE MATAMOROS - Ver -
10 LIBRES - Ver -
11 PUEBLA - Ver -
12 SAN PEDRO CHOLULA - Ver -
13 TECALI DE HERRERA - Ver -
14 TECAMACHALCO - Ver -
15 TEHUACÁN - Ver -
16 TEPEACA - Ver -
17 TEPEXI DE RODRÍGUEZ - Ver -
18 TETELA DE OCAMPO - Ver -
19 TEZIUTLÁN - Ver -
20 TLATLAUQUITEPEC - Ver -
21 XICOTEPEC DE JUÁREZ - Ver -
22 ZACAPOAXTLA - Ver -
23 ZACATLÁN - Ver -