Una violación flagrante a los Derechos Humanos y a la dignidad de la persona es la tortura, cuya práctica se ha extendido por las distintas regiones del mundo, alcanzando niveles de crueldad, por lo que constituye un flagelo para la humanidad.